¿Cómo Nació La Luciérnaga?

Hola! Yo soy Marlén y te voy a contar cómo nació La Luciérnaga… Todo comenzó cuando tomé la decisión de estudiar Diseño Gráfico Publicitario y poco a poco fui enamorándome de todo lo que uno puede llegar a crear, al momento de egresar comenzó mi periplo de encontrar un trabajo (mis amigos diseñadores entenderán lo estresante que fue este proceso). Cuando por fin encontré un lugar mi expectativa y motivación pasaron de 100% a 0% al darme cuenta que todo lo que estudié sería duramente criticado y abucheado por personas que decían hacerlo mejor sin conocer los fundamentos del diseño.
Meses después de este primer trabajo logré encontrar otro lugar en donde si bien es cierto no me desempeñaba como Diseñadora Gráfica Publicitaria el pago era mejor, pero el ambiente laboral era mucho peor. Durante ese tiempo ya tenía en mente una forma de poder brillar en esa oscuridad que estaba, aún necesitaba un poco de capital para poder comprarme materiales, maquinarias y hacer lo que a mi me gusta. 
Habiendo juntado este capital tomé la difícil decisión de independizarme y crear mi propio emprendimiento llamado La Luciérnaga, y fue ahí donde comenzó a brillar esta pequeña persona. Con mucha esperanza pero también con mucho miedo, comencé a pensar qué son las cosas que a mí más me gustan y qué es lo que quiero entregar a mis futuros clientes.

Los Primeros Pasos de La Luciérnaga

Desde muy pequeña siempre he sido fanática de las series, películas, algunos animes de la época y también de esas conversaciones que se pueden generar de un simple “¿tomemos un té? Es ahí donde comencé a crear Tazas con Diseños Personalizados, debo admitir que estas tienen una larga duración, es más, aún conservo la primera que hice con un diseño de mi proyecto de título que se trataba sobre el barrio San Diego. 
Mientras hacía estas Tazas personalizadas mi mente seguía pensando en qué será lo próximo en lanzar, es en ese momento donde me encontré con las ¡Hermosas Tazas de Vidrio Empavonado! Las vi y dije “¡Esto es!” Comencé a hacer algunas (claro, primero las probé para evitar que se quebraran con el calor) y su resultado fue increíble, me encanta como se trasluce el color de lo que estoy tomando y se combina con su diseño, realmente crear esto fue genial. 
Ya tenía 2 productos los cuales me representaban pero no quería quedarme solo con eso, mientras anotaba ideas en mi libreta de qué es lo que podía hacer me di cuenta que donde anotaba le quedaban solo 3 hojas, ¿Creen que me compré una nueva? Creo que no hace falta responder esta pregunta.
Fue ahí donde nacieron las Agendas de La Luciérnaga, debo admitir que este fue un gran desafío porque conlleva mucho trabajo manual, pero cuando vi mi primer resultado dije nuevamente “¡Esto es!” seguí mejorando mi forma de hacerlas y diseñarlas hasta llegar a los resultados que podemos ver hoy. 
Aún estoy en búsqueda de nuevos productos, me encanta la Papelería y sé que muchas personas disfrutan de anotar sus tareas o compartir un té con diseños creados especialmente para ellos. 

La Luciérnaga fue creciendo de a poco

Con el paso del tiempo fue vendiendo mis productos y una de las cosas más satisfactorias que he tenido en mi vida es ver la cara de mis clientes al ver sus pedidos, esas sonrisas y ojos brillando es algo increíble, en esos momentos me dije “Quiero que la mayor cantidad de personas tengan esa misma felicidad” es por eso que comencé a postular a distintas ferias para poder llegar a más personas y que éstas se sientan representadas con lo que yo hago. 
Comenzaron a llegar las primeras ferias y fue aún más satisfactorio escuchar a las personas decir “Necesito eso en mi vida” “Eso es tan yo” “Me vas a hacer gastar todo mi sueldo en tus productos” (eso último no fue mi intención, pero ¡muchas gracias amiga!).
Hasta el día de hoy me encanta ir a ferias de emprendedores porque las personas pueden ver de cerca mis productos, tocarlos, sentirse identificados y finalmente llevarlos con una sonrisa en su cara. Cada vez que vaya a una feria nueva prometo comunicarles por este medio para que ustedes también puedan ir a conocer mis productos en persona.

¿Ahora que sigue?

No quiero que La Luciérnaga se quede solo en eso, quiero escalar mi negocio y algún día poder dar la oportunidad de que personas trabajen junto a mi. Ese primer paso fue la creación de este Sitio web, en donde más personas se sentirán identificadas con los productos que hago, conectando con ellos y sacándoles una sonrisa, mi objetivo siempre ha sido acompañar a las personas dando personalidad a su rutina y creo que hasta este momento lo he logrado. 
Se vienen cositas como dicen los lolos…

 

¿Cómo Nació

 

La Luciérnaga?

Hola! Yo soy Marlén y te voy a contar cómo nació La Luciérnaga… Todo comenzó cuando tomé la decisión de estudiar Diseño Gráfico Publicitario y poco a poco fui enamorándome de todo lo que uno puede llegar a crear, al momento de egresar comenzó mi periplo de encontrar un trabajo (mis amigos diseñadores entenderán lo estresante que fue este proceso). Cuando por fin encontré un lugar mi expectativa y motivación pasaron de 100% a 0% al darme cuenta que todo lo que estudié sería duramente criticado y abucheado por personas que decían hacerlo mejor sin conocer los fundamentos del diseño.
Meses después de este primer trabajo logré encontrar otro lugar en donde si bien es cierto no me desempeñaba como Diseñadora Gráfica Publicitaria el pago era mejor, pero el ambiente laboral era mucho peor. Durante ese tiempo ya tenía en mente una forma de poder brillar en esa oscuridad que estaba, aún necesitaba un poco de capital para poder comprarme materiales, maquinarias y hacer lo que a mi me gusta. 
Habiendo juntado este capital tomé la difícil decisión de independizarme y crear mi propio emprendimiento llamado La Luciérnaga, y fue ahí donde comenzó a brillar esta pequeña persona. Con mucha esperanza pero también con mucho miedo, comencé a pensar qué son las cosas que a mí más me gustan y qué es lo que quiero entregar a mis futuros clientes.

Los Primeros Pasos de La Luciérnaga

Desde muy pequeña siempre he sido fanática de las series, películas, algunos animes de la época y también de esas conversaciones que se pueden generar de un simple “¿tomemos un té? Es ahí donde comencé a crear Tazas con Diseños Personalizados, debo admitir que estas tienen una larga duración, es más, aún conservo la primera que hice con un diseño de mi proyecto de título que se trataba sobre el barrio San Diego. 
Mientras hacía estas Tazas personalizadas mi mente seguía pensando en qué será lo próximo en lanzar, es en ese momento donde me encontré con las ¡Hermosas Tazas de Vidrio Empavonado! Las vi y dije “¡Esto es!” Comencé a hacer algunas (claro, primero las probé para evitar que se quebraran con el calor) y su resultado fue increíble, me encanta como se trasluce el color de lo que estoy tomando y se combina con su diseño, realmente crear esto fue genial. 
Ya tenía 2 productos los cuales me representaban pero no quería quedarme solo con eso, mientras anotaba ideas en mi libreta de qué es lo que podía hacer me di cuenta que donde anotaba le quedaban solo 3 hojas, ¿Creen que me compré una nueva? Creo que no hace falta responder esta pregunta.
Fue ahí donde nacieron las Agendas de La Luciérnaga, debo admitir que este fue un gran desafío porque conlleva mucho trabajo manual, pero cuando vi mi primer resultado dije nuevamente “¡Esto es!” seguí mejorando mi forma de hacerlas y diseñarlas hasta llegar a los resultados que podemos ver hoy. 
Aún estoy en búsqueda de nuevos productos, me encanta la Papelería y sé que muchas personas disfrutan de anotar sus tareas o compartir un té con diseños creados especialmente para ellos. 

La Luciérnaga fue creciendo de a poco

Con el paso del tiempo fue vendiendo mis productos y una de las cosas más satisfactorias que he tenido en mi vida es ver la cara de mis clientes al ver sus pedidos, esas sonrisas y ojos brillando es algo increíble, en esos momentos me dije “Quiero que la mayor cantidad de personas tengan esa misma felicidad” es por eso que comencé a postular a distintas ferias para poder llegar a más personas y que éstas se sientan representadas con lo que yo hago. 
Comenzaron a llegar las primeras ferias y fue aún más satisfactorio escuchar a las personas decir “Necesito eso en mi vida” “Eso es tan yo” “Me vas a hacer gastar todo mi sueldo en tus productos” (eso último no fue mi intención, pero ¡muchas gracias amiga!).
Hasta el día de hoy me encanta ir a ferias de emprendedores porque las personas pueden ver de cerca mis productos, tocarlos, sentirse identificados y finalmente llevarlos con una sonrisa en su cara. Cada vez que vaya a una feria nueva prometo comunicarles por este medio para que ustedes también puedan ir a conocer mis productos en persona.

¿Ahora que sigue?

No quiero que La Luciérnaga se quede solo en eso, quiero escalar mi negocio y algún día poder dar la oportunidad de que personas trabajen junto a mi. Ese primer paso fue la creación de este Sitio web, en donde más personas se sentirán identificadas con los productos que hago, conectando con ellos y sacándoles una sonrisa, mi objetivo siempre ha sido acompañar a las personas dando personalidad a su rutina y creo que hasta este momento lo he logrado. 
Se vienen cositas como dicen los lolos…

Ver Tambien:

La Luciérnaga

Métodos de pago

Carrito de compra
¿Te ayudamos?